Bien y mal

Bien y mal

Dom, 12/Mayo/2013

¡Que dificil es educar! Los tiempos cambian, nuevos métodos, nuevas formas de trabajo, lo que antes valia, ahora es contraproducente.

 

Cuando yo era joven, si te portabas mal recibías un coscorrón de tu padre. Si se te olvidaba hacer la tarea, ibas al director y sin recreo. Si cometías una falta de ortografía en un examen, escribías cien veces "bien se escribe con b". Aprendías la lección de por vida. Todo esto es educar en la negatividad y estudios recientes de psicologos americanos recomiendan educar en la positividad.

 

Si el nene se porta mal y estampa el jarrón contra la pared, lo mejor es no hacerle caso y atenderle cuando se pone el pijama solo. Si no lleva la tarea a clase, valorar que ha entregado las notas en casa (ojo no recrimines sus tres suspensos, aplaude sus cuatro aprobados). Si escribe bien con v, valora que al menos no le ha puesto tilde.

 

Ahora hemos pasado a aplaudir todo lo que hacen los pequeños, -¡Qué bien dibujas! -¡Mira que bien juega al futbol! -¡Pero que letra más bonita tienes! Con lo que conseguimos niños con una autoestima por las nubes, pero que dibujan fatal, no le saben pegar una patada al balón y no saben escribir.

Y  yo digo, si enseñan más los errores propios que los aciertos y por otro lado no hay que destacar los errores y si los aciertos, ¿como se da cuenta el niño que se ha equivocado en algo, en que realmente se ha equivocado?

No voy a defender aquí los viejos métodos de cuarto oscuro y zapatilla, pero como decía Sabina "donde está el bien, donde está el mal".