Cánones de Belleza

Cánones de Belleza

Vie, 28/Jun/2013

Como son estos humanos. Siempre tan preocupados en su aspecto físico. Ellos se imponen, unos a otros y a ellos mismos, unas estrictas reglas sobre su imagen exterior. Han creado un estereotipo que es el modelo a seguir. Delgadas, altas, jóvenes y rubias, ellas. Atléticos, esbeltos, maduros, ellos. Los hay que por naturaleza cumplen con estas reglas, pero otros tienen que ir a gimnasios, centros de belleza, peluquerías, esteticista con el fin de aproximarse, con mucho esfuerzo físico y económico a estos modelos. Dicen que hay que cuidarse, que es saludable, pero llegan a dejar de alimentarse e incluso doparse para alcanzar sus objetivos. Dicen que es necesario, incluso imprescindible, cumplir con estas normas para ser admitidos, aceptados y admirados en su sociedad materialista.

 Tan preocupados por aproximarse a estas reglas no escritas, dejan de ser ellos mismos y se transforman en máquinas de agradar.

¿No sería mejor que se aceptasen unos a otros (y lo que es  más importante, a ellos mismos) tal como son? Cada uno de ellos con sus virtudes y sus defectos, con sus amigos y sus enemigos, sus tristezas, sus decepciones, sus fracasos, con sus bellezas y sus fealdades.

Dicen que los gordos son más felices, quizás sea menos saludable, pero son más felices ya que no están atados a las duras normas de su imagen corporal. ¿También serán más felices los tristes?