El canon digital

El canon digital

Dom, 12/Mayo/2013

Mucho se ha escrito ya sobre el canon digital. Esto es, el impuesto que todos pagamos cada vez que compramos un CD o un DVD virgen y que va a parar a la sociedad de autores, ya que, algún inteligente ha pensado que esos CD se utilizan para piratear un disco o película.

Esta política es tan incomprensible como injusta, haciendo pagar a justos y considerando que todos somos culpables hasta que se demuestre lo contrario.

Los últimos análisis han demostrado que la sociedad de autores ha tenido más ingresos este año por el canon digital que los que anteriormente tenían por los derechos de autor.

Por otro lado, la legislación nacional e internacional no contempla como delito el intercambio de ficheros, (canciones, discos, películas) entre particulares, siempre que este no sea con animo de lucro. Por lo que los programas como Emule o Bittorrent son totalmente legales y no está prohibido bajarse canciones desde Internet con este tipo de programas.

Recientemente oí en una entrevista a Kiko Veneno criticar ferozmente a Internet y por ende sus usuarios, ya que nos bajamos sus canciones, sin pagar el disco, y le estamos robando su trabajo.

Habría que preguntarle si él paga a Peret, padre de la rumba catalana, derechos de autor cada vez que escribe una de sus rumbitas. O a los creadores del flamenco, o los impulsores de pop-rock, o a Mozart, Bach o Beethoven, por crear músicas sin las cuales sus composiciones habrían sido imposible.

Por no hablar del mundo de la informática, donde todo el mundo tiene una copia ilegal de algún u otro programa de WINDOWS. 

Una cosa es clara. Como dijo Bob Dylan hace ya más de treinta años, “Los tiempos están cambiando” y quien no se adapte a la nueva situación terminará distinguiéndo