Jornada continua escolar

Jornada continua escolar

Lun, 03/Jun/2013

Esta semana nos enfrentamos a un referendum en el colegio. Se nos pregunta a los padres y madres sobre si queremos una jornada continua para nuestros hijos el curso que viene.

Mucho se ha hablado sobre las bondades o los inconvenientes de este nuevo modelo. Pero a mi parecer se trata, más que nada, de una cuestión de solidaridad (ese valor tan escaso hoy en día).

Por un lado, solidaridad con los profesores que han visto  reducido su sueldo y ampliado su horario y siguen recibiendo, enseñando y educando a nuestros hijos con una energía y dedicación sin recortes.

Por otro lado, solidaridad con las madres y padres que se empeñan que sus hijos coman en casa, bien por calidad o por necesidad, que ahora tienen que hacer ocho viajes cole-casa cole-casa y con el nuevo modelo podrían hacer solo cuatro.

Y sobre todo, con los niños que ahora se quedan a comer y con el nuevo plan podrían ir a comer a sus casas. No se si la jornada continua es mejor pedagógicamente para los niños o no (hay estudios en las dos vertientes) pero a poco bien que lo hagan en casa, la comida casera es indudablemente mucho mejor que un menú de seis euros.

No sabemos como acabará todo esto, aunque tengo mis sospechas, ya que aún sumidos en una profunda crisis económica, política, social y de valores, todavía oigo con demasiada frecuencia el odiado refrán "Virgencita, Virgencita que me quede como estoy".